Donación de libros de Editorial Cultura y tarde recreativa en Sumpango, Sacatepéquez















Destruyendo estereotipos; Las acciones que cambian el estigma social hacia el metalero en Sumpango, Sacatepéquez


Una vez al año los metaleros se reúnen en el centro de Sumpango, la actividad que los convoca es un concierto de metal esperado cada año, catalogado como uno de los mejores del país, no solamente por la calidad del sonido, la amplitud del espacio, la calidez de sus anfitriones sino también la dedicación en cada detalle manifestado en el mismo; pues el concierto no viene solo, cada año se ofrece una nueva sorpresa relacionada con el arte, la literatura, pintura o  fotografía…
El concierto también presenta una gama amplia de bandas nacionales tanto departamentales como de la capital, los metaleros organizan la llegada en carros, buses y los que viven en las comunidades cercanas como Chimaltenango y Santa María Cauqué ven la mejor opción cerca de su espacio sin tener que viajar hasta la capital.
La celebración inicia desde muy temprano, las personas comunes que caminan por las calles de Sumpango  ven gran cantidad de jóvenes vestidos de playeras negras y cabelleras largas, pero ya no dan desconfianza, al contrario ver a cada uno de ellos con un paquete de cuadernos bajo el brazo o abarrotando la librería más cercana para adquir9165ea_2bbd3b0a5ac840788c3676e119511147.jpg_srz_980_735_85_22_0.50_1.20_0.00_jpg_srzir útiles escolares hace que esa estigmatización desaparezca y se cambie por un sentimiento de empatía que surge de la solidaridad y de los sueños de una sociedad que posibilite mayores oportunidades, mayor inclusión y mejor calidad de vida.
El Metal se ha caracterizado por ser un género musical contestatario, contra sistema, letras llenas de repudio  a un sistema basado en la desigualdad, corrupción e impunidad.  En esa misma línea, en el año 2006 surge el Colectivo Internal Circle integrado por jóvenes metaleros del municipio de Sumpango, Sacatepequez quienes al ver las condiciones de las áreas rurales carentes incluso de las necesidades básicas, toman acciones en esas comunidades donde el tiempo pasa y las entidades de gobierno cambian con el pasar de los años sin dar respuestas a las demandas de los pobladores, quienes reciben promesas solamente en la etapa previa a las elecciones presidenciales.
Durante la tormenta Agata en el año 2009 las personas sufrieron las inclemencias del clima, pero más que eso, sufrieron el abandono, el aislamiento y el olvido por parte de las autoridades quienes han llegado a naturalizar las condiciones precarias en que allí se vive. El 2009 y 2010 Internal Circle se organizó para paliar un tanto la situación, reunieron víveres para las familias y se acercaron a lugares lejanos donde la esperanza no llegaba.
Al ver la mirada de los niños y  las condiciones de las escuelas, deciden que hay mucho por hacer para  ir generando cambio desde las bases y es así como inicia un proyecto, el cual consiste en apoyar a los niños en etapa escolar, plantearse propósitos a corto, mediano y largo plazo, claros y concretos.  Los fondos para ello surgen de un concierto anual donde los asistentes llevan útiles escolares como parte de la entrada y todo el dinero  recaudado servirá para llevar útiles escolares que serán entregados a varias escuelas de distintas comunidades.
El 11 de mayo del 2017 fue el 8vo. año consecutivo que el Colectivo Internal Circle llega a la escuela de Guachipilín, El Tunino, Rancho Alegre y Yalú.  Los niños reciben un paquete que consiste en cuadernos, lápices, borradores y sacapuntas y para dejar un mejor sabor de boca… unos caramelos.
Por estos 8 años los niños de estas escuelas saben que cuentan con la visita cada año de los jóvenes de playeras negras a quienes ya reconocen fácilmente y esperan con mucha emoción que se percibe cuando responden a las preguntas que estos hacen al momento de presentarse e interactuar con ellos.
Como parte de la amplitud y alcance del proyecto se instaló una biblioteca en la escuela de Guachipilin, donde la actividad fue una rica convivencia desde la construcción, pintura y decoración de las libreras en compañía de los estudiantes, los libros fueron fruto de una colecta en la que instituciones y personas particulares donaron las preciadas fuentes de conocimiento, imaginación y creatividad.  Jorge Ernesto Rodas en representación de CREA, de la Dirección de Fomento, de la Dirección General de las Artes , del Viceministerio de Cultura y EPrograma de Inclusion y Convivencia, del Departamento de Áreas Sustantivas, del  Viceministerio del Deporte y la Reacreación formaron parte importante no solamente de la creación de la misma sino también al llevar una mañana llena de diversión para los niños con un inflable y una cama elástica donde con cada salto y cada sonrisa de los niños, nos convencíamos que no hay mayor gratificación. Se agradece, sobremanera la donación de libros efectuada por Editorial Cultura
Otro de los aportes de Internal Circle es la construcción de un laboratorio de computación en la escuela de Rancho Alegre que ahora cuenta con computadoras en buen estado y están a la espera de más donaciones para cubrir las necesidades de los estudiantes que carecen de las mismas.
Este año es la 4ta. actividad cultural en el centro de Sumpango donde cada año se planifica una actividad con distintas manifestaciones artísticas, a lo largo de este tiempo  se ha contado con la participación de payasos, cuentacuentos, títeres, música tradicional, juegos inflables, camas elásticas, pintacaritas, globoflexia y se han regalado juguetes para los niños, ropa, y útiles escolares, este año se contó con el apoyo de gracias del Programa de Inclusion y Convivencia.
Es satisfactorio ver las sonrisas de los niños, la convicción de saber que un día cotidiano puede transformarse en una experiencia que marcará su vida y permanecerá en sus recuerdos,  ese día en que  los jóvenes de playeras negras y pelo largo voltearon su mirada, encontraron la esperanza en la mirada de un niño y ambos intercambiaron una sonrisa profunda para seguir el camino. Ese día que aprendieron que la solidaridad no tiene color, ni gusto y que los sueños se comparten pero principalmente se construyen, tal como la música.
Hay mucho por hacer, este año un cineasta acompaña el camino de los metaleros, porque estas historias son las que deben quedar plasmadas, deben ser contadas y deben ser replicadas; queda mucho por construir, que cada una de las cosas con las que nos sentimos identificados y que realizamos sigan fomentando una sociedad más inclusiva, más solidaria y más humana.
P1100560
(Texto : Candy Veliz)











































































































































(Fotografía: Jorge Ernesto Rodas /CREA)

Comentarios